En los países europeos las empresas suelen pagar sueldos menores a las personas que tienen sobrepeso u obesidad, según un informe de la  Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)