El equipo de arqueólogos recreó antiguas técnicas de elaboración de cerveza para aprender cómo la bebida "mantenía a flote" el imperio Wari, que estuvo activo más de 500 años.