El guía que fotografió al inusual animal pensó al principio que pertenecía "a una especie completamente distinta".