La falta severa de vitaminas debido al trastorno alimentario conocido como ARFID causó daños irreversibles en su nervio óptico, que conecta el ojo con el cerebro.