Un estudio llevado a cabo en EE.UU. concluye que compartir la vida con una persona feliz es uno de los factores más determinantes para la longevidad.