No se festeja el mismo día en todos los países, pero sí se remonta a la misma mujer, Anna Jarvis, que quiso rendir homenaje a su madre.