Según una encuesta, más de 1.400 millones de adultos en el mundo corren riesgo de desarrollar enfermedades vinculadas al sedentarismo.