La agencia sanitaria francesa quiere prohibir las llamadas cabinas de bronceado y dice que existe un un riesgo "demostrado" de desarrollar cáncer.