Con carteles en los que se leía “a mis hijos no los tocan”, “con mis hijos no te metas” y “a mis hijos los educo yo”, pidieron por una “formación afectivo sexual positiva e integral".