La fundación Porsaleu lleva cinco años brindando hospedaje a pacientes con leucemia que llegan de todos los rincones del país.