La falta de stock  de cannabis y la advertencia de cierre de cuentas bancarias por parte de Santander llevó a varios comercios a replantearse su participación en el proyecto.