El ministro manifestó preocupación porque el 30% de las exportaciones uruguayas al país norteño son lácteos.