Luego de cuatro horas de estar atrincherado en una peluquería de Pocitos, finalmente el agresor accedió a entregarse ante la Policía.