La sorpresiva explosión en una refinería de grasa en Manga tomó desprevenidos a los vecinos de la zona.