México y Bolivia no se suscribieron a la declaración final.