La medida se tomó tras el siniestro del 10 de marzo en Etiopía, en el que murieron 157 personas, y las similitudes con el del pasado octubre en Indonesia, donde murieron 189.