Fue procesado con prisión domiciliaria por 120 días, al igual que su mujer.