De acuerdo a la encuesta de Opción, parte del rechazo hacia la inmigración en los grupos de nivel socioeconómico bajo se debe a la percepción de que constituyen un factor competitivo que incrementa el desempleo.