La demolición del icónico edificio esteño comenzó este domingo y muchas personas se acercaron para despedirse.