Las mordeduras pueden llegar a ser mortales si no se acude a un tratamiento inmediato.