En 2017 el centro recibió a 140 pacientes en situación crítica por contacto directo con el fuego, por quemaduras eléctricas y en menor proporción por casos de violencia doméstica.