Los productores lácteos pidieron mediación del gobierno para cobrar deuda de Venezuela, que asciende los 30 millones de dólares.