Fue tras la salida de Petrobras de Uruguay y ante la posibilidad de que los trabajadores despedidos sean reincorporados.