Cuando tras un juicio se declare el inmueble urbano vacío o degradado, el proyecto condena a los propietarios a que en un plazo de 20 días presenten y ejecuten en un año una propuesta de rehabilitación del lugar.