Una escuela de yoga de Montevideo está vinculada con una secta rumana liderada por un hombre que tiene una orden de captura internacional por trata de personas.