Fueron dados de baja tras una evaluación psicológica de 15 minutos: les preguntaron por su vida amorosa y hasta qué ropa interior usaban.