Según el Ministerio de Salud Pública, la presencia de la enfermedad no supone un riesgo para la población pero sí para los funcionarios que trabajan en el lugar.