El hecho ocurrió en Canelones y el hombre era conductor de una empresa de ómnibus.