La situación de la niña de cinco años fue descubierta por médicos del Pereira Rossell, que descubrieron que la pequeña padecía de una enfermedad de transmisión sexual.