El efectivo la llevaba escondida en una consola de juegos y quedó al descubierto cuando pasó por el escáner.