Todos los bienes quedaran en manos del Estado Uruguayo.