Suárez había presentado un poder en nombre de su cliente que fue observado por cuestiones formales, por lo que lo volvió a presentar pero con una firma falsa de la interesada.