La posibilidad de realizar acuerdos entre el fiscal y el acusado permite establecer penas alternativas.