Entre rapiñas y otros delitos, los móviles del Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME) registró una docena de hechos de violencia.