El hecho ocurrió en Oviedo y Concepción del Uruguay, donde el empleado de un edificio fue abordado por motochorros armados con cuchillos.