Lorena tenía 30 años, estaba embarazada de siete meses y tenía cinco hijos de una relación anterior.