La pequeña debió realizar un tratamiento en Estados Unidos, por el que se movilizó todo el país en una campaña de recolección de fondos.