Todo apunta a que el capo mexicano será condenado a cadena perpetua y recluido en una prisión de máxima seguridad de EE.UU.