Afirman que con la criminalización de los filtradores de información, de sindicalistas, de ecologistas o de participantes en manifestaciones, los derechos de los ciudadanos "han retrocedido mucho"