Las dos personas, de 41 y 54 años, habían dejado una hornalla de la cocina a gas encendida en el dormitorio para combatir el frío.