Desde el carro en el que viajaba Fructuoso Rivera hasta el perro de Venancio Flores, todo esto está en exhibición en el Palacio Estévez.