El director de Seguridad y Convivencia del Ministerio del Interior, Gustavo Leal, lo definió como un "depredador sexual”.