Una investigación periodística de Santo y Seña reveló la estafa; el bebé nació con cardiopatía congénita.