Las naranjas contenían restos de un pesticida llamado Fentión.