Se trata del séptimo crimen en lo que va del 2019.