Los jefes comunales descartaron la amnistía inicial y acordaron un nuevo plan de refinanciamiento de deudas, pero con modificaciones en el sistema de multas y recargos.