Las armas estaban en un depósito y pertenecía a una empresa de seguridad que ya no trabaja en el país.