El hombre de 63 años le sacaba fotos a los menores desnudos tras invitarlos a comer o darles dinero.