Ana María Capote cocina para las más de 800 personas desplazadas que se encuentran en el campamento Las Higueras, Durazno.