El proyecto de ley exigirá que se controlen los precios de los alimentos habilitados para el consumo de estos pacientes.